Call Me by Your Name

Actualizado: 2 may 2021


Call me  by your name Monet
Impresión del perfil de Instagram @cmbynmonet de la película Call me by your name

Confieso que soy un profundo devoto del cine italiano. Desde cineastas de la talla de Fellini o Bertolucci, pasando por los míticos westerns del grandísimo Sergio Leone, Italia puede estar orgullosa de la materia prima que produce y la genialidad de sus creadores, aunque todos estos nombres pertenecen al pasado, como bien sabrá mi estimado lector/a. Resulta extremadamente complicado aparecer con un discurso o idea cautivadora en el caótico mundo audiovisual de nuestro presente, pero siempre hay excepciones que confirman la regla y hoy vamos a hablar de una de ellas.

¿A quién destacaría personalmente entre las grandes sorpresas del cine italiano de estos últimos años? Aparecen dos nombres en mi cabeza. Paolo Sorrentino, del cual escribiré una reseña sobre alguna de sus magníficas obras en un futuro, y Luca Guadagnino, el gran protagonista de este artículo. Call me by your name es una película de 2017 que adapta una novela de título homónimo del escritor estadounidense André Aciman. La trama gira en torno al personaje de Elio, interpretado por un joven Timothée Chalamet que firma una magnífica interpretación. Elio es un adolescente italo-estadounidense de diecisiete años, bibliófilo introspectivo y prodigio musical, que pasa el verano de 1983 en el norte de Italia, donde su familia tiene una casa en la campiña italiana. Su padre, profesor de arqueología y gran nostálgico de la cultura grecorromana, en contraste con la decadencia de la modernidad incipiente, recibe a estudiantes de posgrado en su villa durante las vacaciones veraniegas.


Entre los estudiantes que acogen en la residencia del padre de Elio se encuentra Oliver, interpretado en este caso por Armie Hammer, el cual parece chocar de forma frontal con Elio durante su convivencia. La actitud exuberante y despreocupada del recién llegado parece sacar de sus casillas al joven protagonista, pero con el paso del tiempo da comienzo una relación entre ambos ardua de encasillar, llena de matices y de vaivenes característicos de una clásica aventura de amor veraniego.


gif

El transcurso de la película brota con una delicadeza exquisita, creando un ambiente en el que el tiempo se detiene, donde el minutero no avanza, siendo este último tan estático como el omnipresente sol que baña con su luz la bella campiña italiana. La mayor virtud que puedo conceder al filme es la sorprendente capacidad de interacción con el espectador, siendo este, sin pretenderlo, partícipe de su propio romance. El aroma de un verano perenne anuncia la bella historia que nos narra la película, dando cobijo a unos personajes ajenos al devenir de los largos días y cortas noches características de esta época del año. Cabe destacar también la soberbia puesta en escena de la región de Lombardía, convirtiéndose en el hábitat idílico para llevar a cabo la historia de nuestros joviales intérpretes.


gif

A modo de conclusión, Call me by your name es un soplo de aire fresco en el cine contemporáneo. La labor arqueológica que desarrolla la película de aquellos sentimientos propios de la juventud, en la que afloran emociones como la fugacidad del primer amor junto con la intensidad propia de este, con interpretaciones magistrales por parte de un reparto en estado de gracia que llegan a emocionar al espectador con suma delicadeza, confirman la originalidad de un director del que se espera un futuro prometedor.



Pros:


La originalidad a la hora de contar una historia de amor adolescente, con la maestría de captar la esencia y nostalgia de los idílicos veranos de la niñez


Contras:


Quien no pueda empatizar con nuestro joven Elio no llegará a disfrutar la película, llegando a resultarle tediosa


La imagen que abre el artículo pertenece al perfil de Instagram @cmbynmonet. Recomendamos visitar su perfil, podéis hacerlo desde el hipervínculo anterior.

Nota personal:
















56 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Otra ronda

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram